MARTXA, MARTXA CON NUESTRA FANFARRE!! (QUE USTEDES LO PASEN BIEN) )

20/10/13

ÚLTIMOS RITOS, LA CRÍTICA!!



Satán vive

Concierto de Últimos Ritos

Fecha: viernes 18 de octubre
Lugar: Black Rose, Burlata
Intérpretes: Últimos Ritos, formación integrada por Iván, a la voz, Raúl e Iker, a las guitarras, Jaime, al bajo, y Beja, a la batería.
Incidencias: presentación de Blasfemia, nuevo CD de la banda. Alrededor de 1 hora de duración en total. Lleno, público participativo que disfrutó de la actuación.

Satán vive, reencarnado en cantante de metal; y, entre otros cantantes de dicho género, lo hace en la persona del vocalista de Últimos Ritos, Iván Marauri, tal y como quedó  demostrado el pasado viernes, manifestándose por medio de las canciones del a todas luces brutal quinteto. Demostrando Lucifer haber encontrado en el citado a uno de sus mejores voceros a este lado de la orilla del Aqueronte, río del inframundo por el que,  según la mitología griega, el barquero Caronte llevaba las almas hasta el Hades. Habiéndolo encontrado en un frontman que, durante la hora de metálica intensidad vivida dicha noche, demostró ser el mejor sumo sacerdote para un ritual como el oficiado en Black Rose con motivo de la presentación del nuevo álbum del grupo.
Ante un espectacular número de fieles, la misa negra musicada, he aquí qué fue el concierto, arrancó con dos viejas canciones, sonando a continuación la totalidad de las que conforman Blasfemia, el CD que se presentaba: unos temas que enérgicos, broncos y oscuros, dieron lugar a un caudal sonoro imponente, de infernal y demoledora fuerza, entre los que brillaron Ritus Maximus (con Marauri entunicado y los restantes músicos, ocultando sus rostros tras demoniacas caretas blancas), Nuevo lobo, Ladrón de cobre o Fingiendo libertad, antes de terminar con dos clásicos del grupo, Sin pekado entretenido y El arte de cortar, con el oficiante luciendo a modo de casulla su habitual delantal de carnicero.
Y todo ello ante un importante número de devotos que, habituales de las carnicerías sonoras que vienen a ser los conciertos de la banda, respondió al satanista ritual tal y como se esperaba, demostrando la formación estar consolidando su nicho de seguidores. Fidelizando y sumando clientela, lo realmente importante. Una banda, Últimos Ritos, cuyos integrantes disfrutaron de su cita más especial como lo que fueron ellos dicha noche, músicos con canciones nuevas. Unos músicos que, dándolo todo, rayaron a gran altura, llevándose el oficiante principal la palma a la vista de los  impagables momentos que protagonizó, atrezzo y paródicas homilías incluidas. De las escenificaciones y representaciones por él llevadas a cabo al hilo de la temática de las canciones.
Últimos Ritos, Blasfemia: bajan bravas las aguas. Incontestablemente bravas. Sobradas, amenazando con sobrarse. Tintadas de color negro metalizado, dando forma a la banda sonora bajo cuyos sones, una vez bajados de la barca de Caronte, se nos abrirán las puertas del infierno, demostrando la formación por medio de su concierto, de la riada sonora creada, estar en la buena dirección. Un grupo, este, que debería hacerse necesariamente con su hueco ya, a la vista de sus ganas y progresión. Y si lo afirmamos con la rotundidad con la que lo estamos haciendo es por lo siguiente, porque noches y noches de fuerza y fiereza después, habiendo sido testigos de numerosos aquelarres sonoros brindados por ellos, sabemos de qué estamos hablando. Sí señor.


La banda surge a principios de 2010 a raíz de la desaparición de STOP, cuando tras la marcha de vocalista y un guitarrista entra el guitarrista Iker Pintxo Garcés. Es este quien contactará con el llamado a ser el nuevo cantante, Iván Marauri, el que fuese frontman de KIZIO en la década de los noventa: grupo que llegó a publicar un CD, Suicida, que tuvo muy buena acogida entre el público. Ahora, tras publicar el año pasado Canciones Oscuras para Dias sin Luz, ULTIMOS RITOS vuelven a la carga presentando nuevo CD, Blasfemia. El disco saldrá en formato digipack y ofrece un sonido más rocanrolero. Eso sí, sin olvidar ese punto tan habitual de la banda de pesadumbre y desasosiego. 

1 comentario:

  1. Casi na lo del ojo y lo llevaba en la mano....

    ResponderEliminar

USTED ES EL VISITANTE Nº