MARTXA, MARTXA CON NUESTRA FANFARRE!! (QUE USTEDES LO PASEN BIEN) )

1/3/15

REDITIO, SÁBADO 7 DE MARZO EN BLACK ROSE




REDITIO comienza su andadura a mediados de 2011, una vez que un grupo de amigos que anteriormente ya habían trabajado juntos vuelven a reunirse con un fin: tratar de sacar adelante un nuevo proyecto musical.

Desde sus comienzos la banda ha trabajado en sus propias composiciones; fusionando diversos estilos, abarcando los mismos desde el rock hasta el metal. A principios de 2014 entraron a grabar su primer LP, llamado igual que el grupo; un trabajo lleno de rockmetal y sugerentes atmósferas y melodías  que, suficientemente rodado ya sobre los escenarios, les ha catapultado hacia arriba. EL PRÓXIMO SÁBADO 7 de MARZO, A LAS 20.30, lo presentarán en BLACK ROSE




INTEGRANTES
  
Mikel Urra e Iñaki Orcoyen: GUITARRAS
Imanol Valverde: GUITARRA Y VOZ.
Iñigo Elizalde: BAJO.
Antonio Muñoz: TECLAS Y SINTETIZADORES.
Carlos Lanas BATERÍA






26/2/15

CERO A LA IZQUIERDA, "NO HA DEJADO DE LLOVER": CANDIDATO A MEJOR DISCO DE FEBRERO EN MARISKAL ROCK; PRESENTACIÓN OFICIAL, 6 DE MARZO EN SUBSUELO



El próximo VIERNES 6 de MARZO tendrá lugar en la sala Subsuelo de Pamplona la presentación oficial de No ha dejado de llover, 2º CD de CERO A LA IZQUIERDA; el disco está nominado a Mejor trabajo de febrero en Mariskal Rock; podéis darle vustro apoyo desde aquí.

Volviendo al concierto de Subsuelo, decir que comenzará a las 23.00 horas. Las entradas, que están VOLANDO, todavía se pueden adquirir en el MESÓN DE NAVARRERÍA y EL INFIERNITO, al precio de 5 EUROS (+ gastos).

No ha dejado de llover se grabó durante los meses de junio y julio de 2014 en Estudios Aberin (Navarra) y en Konk Studios de Londres, bajo la supervisión de Leire Aranguren, Josh Green e Iñaki Llarena, quien se encargó de la producción. Las labores de mezcla y masterización corrieron a cargo de los ya citados Iñaki Llarena y Leire Aranguren. El CD, integrado por 11 temas, cuenta con colaboraciones de El Drogas, Gabri Gainza (El Desván) y del propio Iñaki Llarena.

Publicado por EL DROMEDARIO RECORDS, el compacto está a disposición de todos en las principales plataformas digitales (iTunes, Amazón) y, en formato físico, en los siguientes puntos de venta: EL CORTE INGLÉS, MEDIA MARKT y TIENDAS ELKAR. Además podrá ser adquirido en Subsuelo el día del concierto.




MIS LAMPARONES, CERO A LA IZQUIERDA derrochando magnetismo en la mejor dirección con su renovado y renovador concepto del rock; los de Pamplona dispuestos a todo. A darlo todo canción a canción. Cero a la izquierda en la línea de salida, preparados para lo que sea. Single ya disponible en SpotifyItunes y Amazon, pudiendo ser escuchado en streaming en Deezer. 


25/2/15

CONCIERTO POR EL DRAVET: EL CD SOLIDARIO GRABADO POR KUTXI ROMERO, BONI Y AURORA BELTRÁN, YA EN LAS PRINCIPALES PLATAFORMAS




Siempre es motivo de alegría tener noticias de nuestros mejores artistas, máxime cuando más o menos alejados de los focos, parecen desaparecidos. Así pues, si el volver a saber de ellos, además, es por una buena causa, la satisfacción es doble: y así es en el caso que nos ocupa, con los inconfundibles Kutxi Romero, Boni y Aurora Beltrán de por medio, legendarios cantantes que en mayo de 2014 decidieron unir sus voces para visualizar el trabajo de la Fundación Síndrome de Dravet, enfermedad catalogada como “rara” consistente en una epilepsia catastrófica que afecta al cerebro en formación de los niños, dejando graves secuelas neurológicas. ¿El resultado de la unión de estos tres artistas? Un exitoso concierto para recaudar fondos para dicha fundación –en primer lugar- y, consecuencia directa del mismo, Concierto por el Dravet, un CD de 8 canciones, 6 de ellas inéditas, publicado en diciembre de 2014. El álbum ve la luz ahora en formato digital.

Concierto por el Dravet es un disco integrado por 8 composiciones, 7 grabadas  en directo en Noáin el 9 de mayo de 2014, más una compuesta especialmente para la ocasión, No dejes de mirarme. El trabajo ya está a disposición de todos en iTunes, Amazón y Spotify, y los vídeos, en el canal de Youtube de El Dromedario Records. La totalidad de los fondos que se recauden con su venta se destinará a la Fundación Síndrome deDravet,


Vengo del Mercado, por Kutxi Romero



9/2/15

CICLONAUTAS, CICLÓN TOUR 2015: PRIMERA GIRA DE SALAS DE LA BANDA


 CICLONAUTAS, banda revelación de 2014 para la prensa de rock especializada, afrontarán su primera gira de salas a finales del próximo mes de marzo; la excepcional acogida brindada al grupo en los festivales en los que tomaron parte en 2014 (Viña Rock, Extremúsika, Aupa Lumbreiras!!, Shikillo Festival y Zaidin Rock) y las buenísimas críticas brindadas tanto por la crítica especializada como por el público en general a su álbum debut, Que Tal? (mejor disco de rock del año para muchos medios), han sido determinantes para organizar un tour que les va a llevar hasta a 8 ciudades del Estado, entre el 27 de marzo y el 21 de mayo. Además, estamos ante la única oportunidad de ver al trío en directo con este su primer disco, ya que se encuentran inmersos en la preparación del que será su segundo álbum. Pero CICLONAUTAS no van a abordar esta, su  primera gira de salas, en solitario, sino que lo van a hacer en la mejor de las compañías: la de los emergentes CERO A LA IZQUIERDA, banda cuyo nuevo CD saldrá a la luz el LUNES 16: Las entradas ya se pueden adquirir, al precio de 12 EUROS más gastos, en ticketmaster.es  
En taquilla el precio será de 16€; los aforos son limitados, no te quedes sin la tuya!! 




Ciclón tour 2015, que así se llama la presente gira, recorrerá las siguientes ciudades: Granada (27 de marzo, sala Planta Baja); Murcia (28 de marzo, Garaje Beat Club); Valencia (10 de abril, sala Rock City), Barcelona (17 de abril, sala Salamandra 2); Tarragona (18 de abril, sala Zero); Bilbao (8 de mayo, sala Azkena); Zaragoza (16 de mayo, sala Las Armas) y Madrid, donde concluirá el 21 de mayo en la sala We Rock.





Ciclonautas y Cero a la Izquierda, dos grupos con entidad e identidad propia sobre el escenario: ¡¡todo un ciclón de rock and roll!!

CICLONAUTAS EN LAS REDES SOCIALES:



CERO A LA IZQUIERDA EN LAS REDES SOCIALES:


2/2/15

CRÍTICAS DE FEBRERO: ATTIKUS FINCH, KELLY KAPOWSKI, DINERO, SORRY MAMMA, M-CLAN, VOLTAIA, BERRI TXARRAK, RUPER ORDORIKA, EL DESVÁN...


Mezclar agua con aceite

Conciertos de Attikus Finch, Kelly Kapowski, Dinero y Second

Fecha: sábado 14 de febrero.
Lugar: sala Tótem, Atarrabia.
Incidencias: más de 4 horas y media de música en directo. Asistencia discreta, unos tres centenares de personas.

En la variedad puede estar el gusto, no vamos a decir que no; tan cierto como lo siguiente que vamos a afirmar: que se mire como se mire, en cualquier orden de la vida,  no se puede mezclar agua con aceite. En el presente contexto, rock (el denominador común de los igualmente variados hechos musicales de los tres primeros grupos en cartel) con música indie: solo así, independientemente de la calidad atesorada por las cuatro formaciones implicadas, podemos explicarnos la asistencia registrada en Tótem; y es que sumar propuestas de diferentes calados artísticos no acostumbra a ser garantía de sumar públicos distintos, tal y como quedó demostrado en la sala de Atarrabia.
La velada, con un tiempo para los grupos locales y otro para las bandas visitantes,  arrancó con el electrizante rock-funk de Attikus Finch, plato de auténtico lujo servido a deshora –a todas luces-. Pese a dicho hándicap, tener que romper semejante hielo, damos fe de que el quinteto dejó huella con los temas de La mancha humana, generando poderosos ambientes musicales con marca propia. Con marcha y mancha propia, queremos decir. A continuación recogió el testigo la segunda formación local en liza, Kelly Kapowski, la gran sorpresa para el firmante de estas líneas: y es que los de Lizarra sorprendieron en la presentación en Iruñerria de No se ve el final, apoyándose los jovencísimos músicos en unas canciones que derrocharon vitalidad y rock alternativo del tercer milenio y fantástico octanaje. Y todo ello tintado de reggae-hot-metal (evidente la influencia de los Flitter de principios de siglo), ciertos toques punk y arrebatadores y atmosféricos aires numetaleros, representando cada uno de los temas un mundo en sí mismo. Así las cosas, intensidad y paroxismo elevado a la potencia que se quiera, Kelly Kapowski se hicieron con el fervor de los presentes: tanto con el de sus seguidores como con el de parte de quienes iban llegando para ver a cualquiera de las bandas  restantes, un público que fue acercándose a la sala durante su actuación.
Dinero, tercera formación en comparecer y primera de las foráneas, abrió la segunda parte de la noche aportando la concepción más moderna del rock, convenciendo con su melódica concepción del viejo género (¿rock poperizado? ¿Pop rockerizado?) a los ya convencidos previamente –nos tememos-. A quienes fueron expresamente a ver al grupo en esta, su tercera visita a Nafarroa: un  público que, en la noche de la puesta de largo de DNR, su último CD, disfrutó de un hecho musical ciertamente pegadizo, impetuoso y muy bien plasmado en directo.
Los paganos –tal vez- de la situación fueron quienes fueron a ver a Second, banda que compareció sobre la 1.00 de la madrugada, cambiando a partir de entonces radicalmente el decorado sonoro. En cualquier caso, en la noche de la presentación de su disco  Montaña rusa, los murcianos convencieron igualmente a los suyos, un público que siguió su actuación desde las filas delanteras –preferentemente-, cantando y bailando al compás sus canciones. ¿La pena? Que tras el pase de Dinero parte de los presentes  comenzaron a marcharse: cosa, insistimos, no de la falta de calidad de las bandas (mucho menos de la de Second), sino de la excesiva heterogeneidad del cartel. Una pena...

Viaje electro-espacial

Concierto de Sorry Mamma


Fecha: sábado, 7 de febrero.
Lugar: Zokoa, Rotxapea.
Intérpretes: Sorry Mamma, banda integrada por Piluca, a las voces, Goar, a las guitarras, a los coros y a las programaciones, Greg, al bajo y a los coros, y Tachín, a la batería.
Incidencias: presentación de 2ND, 2º CD de la banda; 1 hora de duración, bises aparte. Asistencia bastante buena, público participativo.

Goar Iñurrieta (Vitoria-Gasteiz, 1972) es un clásico de la capital navarra; no en vano su primera vez en la ciudad –en todos los sentidos- fue en 1986 en el pabellón Anaitasuna, debutando sobre un escenario invitado por Hertzainak, con quienes tocó un tema. Pronto, muy pronto, actuó en la Granja con Cicatriz, 1986, grupo con el que llenó el vetusto pabellón en 1991 y en el que permaneció hasta su disolución por imperativo vital, enero de 1996. A partir de entonces el citado ha visitado Pamplona formando parte de las bandas de Estopa y de Nacha Pop (con y sin Antonio Vega), además de comandando proyectos propios como el que nos ocupa o Malditos Bastardos, formaciones con las que actuó en 2011 en Black Rose, derrochando apertura y amplitud de mente y de miras.
Pues bien, una vez hechas las presentaciones, Goar recaló el pasado sábado en Zokoa con Sorry Mama, poniendo punto final a tres días de actuaciones por Nafarroa y protagonizando un concierto que sorprendió de manera agradable a cuantos se dieron cita; brindando un señor concierto de electro-rock.
Guitarras eléctricas en primer plano en perfecta alianza con ritmos y atmósferas  propias de  la música electrónica, el concierto se tradujo en la interpretación de temas de los dos álbumes con que cuenta la banda, I wanna know y 2ND, llenando apoteósicamente la noche de rock para bailar; de música ultra bailable, más que adecuada para santificar la noche del sábado. Y es que ya se sabe para qué se hicieron las mismas, las noches de los sábados, como proclamaran desde finales de los 70 Moris y su profeta Miguel Ríos: para bailar. Y todo ello con Piluca, la guinda perfecta del pastel; prestancia y presencia a espuertas, cantando y bailando denotando satisfacción con la mezcolanza musical final, erigida sobre una base rítmica de lo más sólida y pétrea.
Pero además de para tocar sus propios temas, Sorry Mama también tuvieron tiempo para hacer alguna versión, como la del Remember my name que sonó camino del final,  tema central de Fama que, muy bien acogido, desveló lo siguiente: que la fama cuesta, y que al igual que los protagonistas de la serie en los principios de sus carreras… ahí y así están ellos; a la espera de lo que les depare el futuro, comenzando a pagar. A hacerlo en locales como los que les acogieron dicho fin de semana –por ejemplo-, el Garazi, el Katxetas de Lizarra o el Zokoa. Sí, pese a ofrecer unos conciertos de auténtico lujo, dignos de cualquier sala de fiestas o de conciertos.
Tras concluir el viaje electro-espacial que fue el concierto, los músicos, como no podía ser de otro modo, hicieron una concesión a la vieja guardia rockera presente en el local,  materializada de la mejor de las maneras: con la interpretación de un tema de los inmortales Cicatriz, Guerra en Colombia, cantado por Kutxi Romero ante el alborozo general, quedando de este modo cerrada definitivamente la sesión: para quienes presenciaron la actuación, viendo la calidad desplegada, una noche muy especial.

Veinteañeros y maduros M-Clan

Concierto de M-Clan


Fecha: viernes, 6 de febrero.
Lugar: Zentral Café teatro, Iruñea.
Intérpretes: M-Clan, formación integrada por Carlos Tarque, a la voz y a la pandereta, Prisco Priscus y Ricardo Rupérez, a las guitarras, Lucas Albadalejo, al piano y a los teclados, Iván González, al bajo, y Toni Jurado, a la batería.
Incidencias: presentación de Dos noches en el Price, último trabajo de M-Clan. Cerca de 2 horas de duración, dos tandas de bises incluidas. Sold out, localidades agotadas. Público de ambos sexos y diferentes edades que se mostró participativo.


Una fiesta-degustación de buenos, buenísimos momentos con forma de canciones, he aquí en qué se transformó la noche en el Zentral brindada por M-Clan; el concierto de rock sureño con solera e impronta propia por ellos protagonizado, banda que, de imprescindible presencia en la ciudad desde que la visitaran por vez primera en los 90 (la cita fue en el antiguo de Donibane) se dio un baño de masas... Incluso en el sentido literal de la expresión, como más adelante contaremos.
En loor de multitudes todo el tiempo, la velada siguió más o menos el guión del CD que se presentaba, documento sonoro grabado en Madrid para conmemorar el vigésimo cumpleaños del grupo, generando en el público idénticas sensaciones que las percibidas en la grabación: el convencimiento de estar siendo testigos del momento especialmente dulce que están viviendo los de Murcia.
El concierto dio inicio con Calles sin luz, encendiéndose las mismas, quedando encendidas de forma definitiva a partir de entonces: cosa de la característica voz de Tarque, auténtico banderín de enganche de la banda. Acto seguido, en imparable increscendo, sonaron Para no ver el final y Basta de blues, con parte de los presentes trazando coreografías al ritmo de la canción: al compás de un hecho musical –en líneas generales- que, abrazando y abrazándose a las almas del gentío, en todo momento se dejó querer, buscando el grupo subir la temperatura (algo que fue muy bien recibido)  alargando y alargando las interpretaciones: tal y como por otra parte se tiende a hacer siempre con los buenos momentos; con las buenas sensaciones en cualquier orden de la vida, se trate de lo que se trate.
Con los músicos disfrutando en primer lugar de su cosecha de canciones; del camino que ha llevado a M-Clan hasta el presente punto de no retorno, la fiesta que en todos los sentidos fue el repertorio deparó como cuarta canción Llamando a la Tierra, latiendo con poderío propio el show hasta ver el final bajo los sones, entre otras, de Me estás atrapando otra vez (versión del tema de Ariel Roth), Las calles están ardiendo (con especial recuerdo para El Drogas, quien aportó su voz en el CD Dos noches en el PriceUsar y tirar o, especialmente, Maggi despierta, con el carismático Carlos Tarque cantándola entre el público bajo el espectacular hacer de las cámaras de los móviles, a caballo entre el desenfado y lo caótico.
Ya en tiempo de descuento, la primera tanda de bises acercó hasta el Zentral a Carolina (cómo la hizo suya el público, disfrutando plenamente de sus encantos; explotando al unísono en el momento álgido representado por su estribillo) y Pasos de equilibrista, quedando para un segundo y definitivo bloque Quédate a dormir.
A caballo entre los medios tiempos y su rock-soul con tintes de blues & rhythm and blues, dejando con todas ellas los músicos los a un mismo tiempo maduros y  veinteañeros M-Clan, un muy buen sabor de boca en la fiesta conmemorativa de sus dos primeras décadas de vida: y que cumplan muchas más.


Incontestable sensación de libertad

Concierto de Berri Txarrak

Fecha: sábado 31 de enero.
Lugar: sala Tótem, Atarrabia.
Intérpretes: Berri Txarrak, trío integrado por Gorka, a las guitarras y a la voz, David, al bajo y a los coros, y Galder, a la batería. Como teloneros abrieron noche Voltaia.
Incidencias: presentación de Denbora poligrafo bakarra, nuevo CD de la banda. Más de dos horas de duración. Lleno, localidades agotadas. Público entregado.


Berri Txarrak la volvieron a armar en Tótem con motivo de la presentación de Denbora poligrafo baharra, su laureadísimo último trabajo. Y, en abrumador loor de multitudes, lo hicieron dando un nuevo paso hacia delante. Brindando un concierto de dos partes claramente definidas, una primera en la que abordaron la totalidad de los temas de estreno y una segunda en la que se centraron en el repaso de hits de toda su carrera.
Ante una sala que para las 21.30 ya presentaba un buenísimo aspecto, la velada empezó  con Voltaia, power trío radicado en Zumaia que sorprendió moviéndose como pez en el agua por derroteros de marcada sonoridad stoner punk. Plasmando con pasmosa brutalidad y naturalidad los temas de su primer CD, unas canciones de gruesos y polvorientos trazos que, estando Berri Txarrak de por medio, dejaron claro una vez más lo siguiente: que los comandados por ese gigante llamado Gorka Urbizu siguen apostando por hacerse acompañar por muy buenas bandas para abrir sus conciertos.
Y a continuación… Con un par y a por todas, he aquí cómo salieron Berri Txarrak, haciendo gala de escenografía y espectáculo de luces concebido para esta gira y descerrajando de tres en tres, sin concesiones, todas las composiciones de su triple CD Denbora poligrafo baharra: desde Lanbroan, primera en sonar, hasta la que da título al trabajo, última en hacerlo. Brillando, reivindicándose entre increíbles cambios rítmicos y estilísticos temas como Bigarren itzala, Orain norbait zara, Lemak aingurak, Armak, Ordaina, Alegia o, en la recta final, Bigarren eskuko amets, con cuya interpretación Gorka, David y Galder, momentáneamente convertidos en estatuas, sorprendieron a los presentes. Acto seguido, tras un brevísimo parón, llegaría la segunda parte, comenzando del mejor modo posible: con ese himno imprescindible en Nafarroa titulado Stereo, hit al que siguieron otros como Bisai berriakOreka (con coreografías y guiños de connotaciones propias de la música disco) o Ikasten, imposible nombrar todos.
Desafiando el paso del tiempo, único polígrafo, con el poso adquirido a lo largo de los años, Berri Txarrak hicieron gala en Tótem de una incontestable y absoluta libertad, llevada a primer plano tanto a la hora de componer como a la de tocar; rompiendo todo tipo de fronteras estilísticas. Conjugando crudeza y belleza (buscando la crudeza de y en la belleza y viceversa) y, tras hacer suyos diferentes estilos musicales, llevándoselos a su terreno con la seguridad de que saldrán ganando: ellos y los estilos moldeados, ahora con sus propias señas de identidad. Algo, poder obrar así y hacerlo con la solvencia demostrada, únicamente al alcance de los grandes. Y Berri Txarrak lo son, tras 20 años rompiendo todas las barreras posibles: estilísticas –así las cosas-, generacionales o incluso idiomáticas: no en vano estamos hablando del grupo euskaldun que más lejos ha llevado a lo largo y ancho del mundo la lingua nabarrorum, expresándose en euskera desde su primer día. Berri Txarrak, suyas siguen siendo las mejores noticias. Incontestables una noche más.

Sobrio y exquisito a un tiempo

Concierto de Ruper Ordorika


Fecha: viernes 30 de enero.
Lugar: teatro Gayarre, Iruñea.
Intérpretes: Ruper Ordorika a las guitarras eléctricas, acústicas y a la voz, acompañado por Arkaitz Miner, a los coros, a la guitarra, a la mandolina y al violín, Lutxo Neira, al bajo, y Hasier Oleaga, a la batería, a las percusiones de mano y a los coros.  
Incidencias: presentación de Lurrean etzandanuevo CD del artista. Hora y 30 minutos de duración, bises incluidos. Varios cientos de personas, público que premió todas las interpretaciones con aplausos.

Un año después de que visitase Nafarroa con CD nuevo bajo el brazo, Ruper Ordorika, el carismático songwritter de Oñati, regresó a nuestro herrialde con nuevo álbum de estreno, Lurrean etzanda; décimo cuarto trabajo de su carrera -recopilatorios y directos aparte-, recalando en esta ocasión en el teatro Gayarre. Desgranando sus canciones ante un público que, si bien no completó el aforo, protagonizó una aceptable entrada: ¿la pena? La coincidencia del evento con la gala de presentación de la Korrika, programada a la misma hora en Zentral Café Teatro.
Erigida sobre temas de estreno principalmente, la actuación del carismático cantante transcurrió por los habituales cauces de sobriedad y exquisitez, derrochando Ordorika tablas, timbre característico y planta escénica a la hora de defender los nuevos temas: canciones como Zerutik gertu ez da ondo egoten o Giltz-gordea –en el inicio de la velada-, combinadas con otras más conocidas, como, especialmente, Martin Larralde, primera saludada con aplausos: erigidas sobre medios tiempos principalmente, unas composiciones todas ellas marcadas por la exquisitez y el preciosismo de los músicos presentes; por unos instrumentistas que, acompañantes habituales de Ruper, no solo supieron encontrar su punto exacto, sino que, a la búsqueda de la perfección, controlaron todo el tiempo hasta el último detalle: dando cuerpo musical a la chispa prendida por Ordorika; avivando la hoguera en su justa medida el guitarrista Arkaitz Miner (siendo suyos buena parte de los momentos más brillantes del concierto); arrullando el baterista al público con sus manos y escobillas –más allá que tirando de baquetas solamente: generando la brisa necesaria para reivindicar su presencia lejos de innecesarias estridencias-, y, finalmente, mostrándose sutil y discreto siempre el bajista.  En suma, dotando de esta forma los tres de un envoltorio de altura a la lírica de unas canciones ya, nuevas (Liluraren ondotikAtako bandan para cruzar el ecuador de la sesión), ya más viejas, como Haizea garizumakoa, de ritmos más vivos y brindada antes de afrontar una recta final presidida por temas nuevos de corte más rockero, como Euria atergabeBizitza eder denean o Egia da, última sobre el papel y primera tímidamente secundada por palmas por los presentes: por un público que supo leer las interpretaciones a la perfección, premiándolas con aplausos a su conclusión y, llegado el momento, pidiendo más, siendo por dos veces recompensado. Premiado con temas extra como Ene begiek (bajo juegos de luces propios de una sala de conciertos, rompiéndose la sobriedad luminotécnica reinante hasta entonces) y Gure bazterra –entre otros-, versión del inmortal patriarca euskaldun Mikel Laboa.
Elegancia personificada sobre los escenarios música mediante, Ruper Ordorika demostró en el Gayarre mantenerse en forma. Mantener sus constantes artísticas en buenísimos niveles. Ser, seguir siendo uno de nuestros artistas imprescindibles.

A la segunda va la vencida

Concierto de El Desván


Fecha: sábado, 24 de enero.
Lugar: Zentral Café Teatro, Iruñea.
Intérpretes: El Desván, formación integrada actualmente por Paxi Morillas, a las guitarras, Gabriel Gainza, a las guitarras y a las voces, Iñaki de Castro, al bajo, y Juanra Alduán, a la batería. Además, previamente, actuó el grupo Escarabajos.
Incidencias: presentación de Al descubierto, nuevo trabajo de El Desván. 1 Hora de duración. Más de media sala con importante presencia de mujeres.

A la segunda va, ha de ir la vencida. Y ha de hacerlo necesariamente para El Desván, banda con dos grabaciones en su haber y experta en reventar y reinventar dichos populares, tal y como demostró dos años atrás dejando claro que las prisas sí son buenas. Que le sientan bien a un cuarteto como el liderado por Gabri & Patxi: a la  segunda –también a este respecto-, esperamos que consolidado finalmente. A una banda que, digámoslo con claridad, el sábado arrasó en la presentación en Zentral de su primer disco largo.
La velada fue abierta de igual a igual por Escarabajos, señera formación cuyo hacer ya ha sido profusamente reseñado en este espacio y a la que no vimos por encontrarnos en otro escenario, haciendo acto de presencia inmediatamente después El Desván. El reconvertido cuarteto, conocido como El Desván de Peter hasta tiempos no muy lejanos, comenzó a poner sus cartas al descubierto con Es verdad, prosiguiendo los comandados por Gabri con Los nudos del alba, perfecto botón de muestra del rock sin complejos y rico en pegadizas melodías que, recién comenzado el concierto, estaba por llegar.
Lo que llegó de inmediato fue la colaboración de El Piñas, reconocido bajista y vocalista de Marea y Malaputa que aportó sus cuerdas vocales en El vagamundo, cruzando en un visto y no visto el ecuador la velada con la primera de las dos versiones que sonarían hasta el final; La mataré, de Loquillo, tema encargado de guiar el concierto hacia su conclusión, interpretaciones mediante de dos de las canciones más esperadas y celebradas de la noche: Si apareces, hit incluido en Las prisas sí son buenas, regrabado en Al descubierto e himno por derecho de El Desván, y La impotencia de quererte, primer single extraído del nuevo CD, brindado tras el igualmente pegadizo Cosa de dos y con el que terminó la actuación… Que no la velada. Y es que como colofón final comparecieron las dos bandas sobre el escenario, Escarabajos y El Desván, poniendo el mejor broche a la noche con una irrepetible versión conjunta del Hace calor, de Los Rodríguez.
Creciendo desde sus inicios de forma exponencial en todos los sentidos, cuantitativa y cualitativamente, El Desván, tras haberse dejado parte del nombre en el intento, protagonizó en Zentral un señor reventón… en el mejor sentido de la expresión, dejando muy buenas sensaciones en los presentes. En un público que a todas luces  engrandeció con su presencia su ya de por sí día grande: el de la presentación sobre un escenario acorde a su potencial valía de Al descubierto, su flamante última colección de canciones. Nada que objetar.




22/1/15

YA ESTÁ AQUÍ 'SUEÑOS ROTOS', 4º VIDEOCLIP DE EL DROGAS




Es un placer para este blogguer colaborar con la difusión de un nuevo videoclip de EL DROGAS; en esta ocasión, con la canción 'Sueños Rotos' como protagonista, 4º single de su triple disco 'Demasiado tonto en la corteza'. A ver qué os parece! 



CICLONAUTAS,GRUPO REVELACIÓN DE 2014 PARA LOS LECTORES DE 'LA HEAVY' Y NOMINADO A ELLO EN 'MANERAS DE VIVIR'

Ciclonautas, cuyo CD fue elegido MEJOR DISCO DEL 2014 en HAY POCO ROCANROL ( ver resultado de las votaciones klikando aquí), han sido reconocidos como GRUPO REVELACIÓN DE 2014 por los lectores de LA HEAVY, y están nominados a ello en MANERAS DE VIVIR: podéis votar al grupo desde este enlace!!





CICLIONAUTAS, QUÉ TAL (EL DROMEDARIO RECORDS, 2014)


Fruto de las inquietudes musicales de Mai Medina (Rosario, Argentina, 1978), CICLONAUTAS surgen como proyecto en 2011, cuando el llamado a ser su guitarrista y cantante le hace saber a Alén Ayerdi (Pamplona, 1974; baterista de Marea y compañero suyo anteriormente en Calaña) que está componiendo nuevos temas. Sin prisas pero sin pausa ambos comienzan a montarlos, quedando plasmados dos años después en unas canciones cuyo punto de partida radica en la base estructural de las de los grupos de rock fronterizo y stoner rock. Llegados a este punto, Javiertxo Txo Pintor (Pamplona, 1968), reputado bajista con 25 años de trayectoria (La Venganza de la Abuela, Jataja –entre decenas de proyectos-), enterado de lo que ambos se traen entre manos, solicita su incorporación a CICLONAUTAS, quedando así  conformado el trío.

Sustentado por tres músicos tan experimentados y versátiles, CICLONAUTAS se apoyan para emprender vuelo en dos CD´s a manera de alas, protagonizando un debut inaudito en el rock estatal: con un disco doble, Qué tal, integrado por 22 canciones: 22 temas impregnados por aires melódicos y sureños que fusionando toques clásicos y nuevos bríos, amalgaman con sorprendente naturalidad lo mejor del rock anglosajón, el rock urbano español y el rock argentino, dando lugar a una aleación sonora de irresistible octanaje.

CICLONAUTAS, así pues, encuentran su razón de ser en unas canciones que traspasan totalmente las fronteras estilísticas al uso, brillando con luz propia la personalidad del trío en todas y cada una de ellas. En temas de La virtud del caos (título del CD I), como Tristes corazones, Qué tal (protagonista del primer sencillo y del videoclip), Demencio Lacruz, Kamikaze del nido (en la que colaboraron Roberto Iniesta e Iñaki ‘Uoho’ Antón), La alegría, La baba del Saurio, La virtud del Caos o Las vaquitas ajenas, o de Que corra el aire, título del CD II, como Los hermanos (en la que metió guitarras César Ramallo) El dromedario, Arde Babylon, El Paraguay (contándose con la voz de Loquillo esta vez) o Que corra el aire, en la que cantó Enrique Villarreal ‘El Drogas’: canciones con clara madera de singles –en su conjunto- que deparan balsámicos viajes por parajes de diferentes calados musicales. Unas composiciones llamadas a disfrutar de largos y felices recorridos. El álbum se completa con temas como Llora, Demasiado estuche, El cuento de nadie (con letra y voz de Kutxi Romero), El mostrador de Dios (en el que cantó Domingo Calzado) o Cocodrilo dando vuelta, antes de que el caudal musical se encamine plácidamente hacia su desembocadura con El orador (con las voces de Sebastián Teysera, ‘Enano’, y Sebastián Cebreiro, ‘Cebolla’, de La Vela Puerca adornando la canción) y las chacareras Como caballo en celo y Veneno, cantada esta última en euskera por Alex Sardui, de Gatibu. El punto final llega de manos de Sucio y  desprolijo, versión de un tema de Pappo. Además, a lo largo y ancho del trabajo pueden encontrarse otras colaboraciones, como las de Airam Etxaniz a los coros, Germán San Martín, al órgano Hammond, y María Fernández Molina y su cuarteto de cuerda.

Sobre el hacer de los músicos durante la grabación, diremos que en manos del ingeniero de sonido y productor Iñaki Llarena, Mai destapó su particular tarro de las esencias hasta el punto de dejar claro en complicidad con la rocosa base rítmica lo siguiente: que su patria son las 6 cuerdas, demostrando CICLONAUTAS en su conjunto que su reino es de este mundo. Del mundo del rock & roll. Demostrando que tras tomar tierra en la escena dando pedales con forma de canciones están más que preparados para reinar. Y no terminaremos sin referirnos a las letras de los temas, sorprendiendo como lo hacen por la riqueza y lucidez de las imágenes sugeridas: aportando latido propio a cada composición.


CICLONAUTAS, Qué tal. Esencia, sonido y presencia. Por partida doble. Tensión, intención e intensidad. 


TEMAS DE CICLONAUTAS DISPONIBLES EN AMAZONITUNES SPOTIFY!!
  






CRÍTICAS DE ENERO: PROYECTO PEZ, GABY JOGEIX, ELLIOTT MURPHY, JOSH ROUSE, GATIBU, NIÑA COYOTE ETA CHICO TORNADO, BELAKO, CÁPSULA, EL DROGAS, DOCTOR DESEO...


Peces sedientos de rock

Concierto de Proyecto Pez


Fecha: sábado, 24 de enero.
Lugar: Black Rose, Burlata.
Intérpretes: Proyecto Pez, formación integrada por Iñaki Navarro, a la guitarra y a la voz, Jon  Fernández, al bajo y a los coros, Unai Salinas, a la guitarra, e Iker Górriz, a la batería.
Incidencias: presentación de Gotas, primer CD de Proyecto Pez. 1 hora y 10 minutos  de duración, bises incluidos. Público entusiasta. Lleno.

Tras cerrar círculo en Black Rose en enero de 2014 y disfrutar de un año de barbecho para preparar nuevas canciones, Proyecto Pez regresaron el sábado a dicha plaza, su escenario de cabecera –en cierto modo-. Y lo hicieron con la tarea bien hecha. Con las novísimas composiciones prometidas dando vida al primer disco oficial del grupo, Gotas, CD que presentaron en medio de una inusitada expectación.
La proyección de un video agradeciendo su fidelidad a los presentes representó el pistoletazo de salida de la noche, demostrando la banda desde el primer minuto haber aprovechado su estancia en sus cuarteles de invierno. Desde que abordó canciones como Gotas o Funambulista -en primera instancia-, muy bien construidas dentro de los parámetros de lo que se denomina punk rock melódico o pop-punk americano. Con la voz de Iñaki dotándolas de la imprescindible fuerza melódica propia de un género que, en el caso que nos ocupa, se mostró de fondo deudor de bandas como Dikers –hablando de referentes locales-… Y de otras como Berri Txarrak, formaciones que deberían sentirse orgullosas de tener alumnos así, que tan bien han interiorizado el mensaje; grupos como Proyecto Pez siguiendo su estela, integrados por jovencísimos músicos prestos a recoger el testigo y a mantener encendida la antorcha.
Yendo a por todas, totalmente echados hacia delante; despachando voracidad musical a borbotones, el ecuador de la actuación fue testigo de la recuperación de algunos de los primeros temas grabados por el grupo; de canciones como LibertadGrito en el aire o Tu perro fiel, incluidos en una demo registrada años atrás y que sonaron  entremezclados con otros de estreno, como Sediento pez o Al amanecer, siendo esta la tónica general de la velada hasta el final; hasta que, envueltos en un mar de sudor los músicos, concluyeron descarga con Despertar.
Así pues, he aquí la crítica de un concierto que discurrió con la fuerza propia de un torrente desafiando la pendiente: cosa del caudal musical generado gota a gota, nota a nota, serpenteando con fuerza canción a canción montaña abajo. Creciendo con más y más brío cuantos temas sonaron –hechuras y maneras a espuertas-. Y de la mano de dichos temas, haciéndolo vertiginosamente el mar pergeñado por el grupo. ¿El resultado, llegados a este punto? Una tarde de genuino calor, desde el prisma artístico. De característico y refrescante calor, con Black Rose transformado en una caldera. Una tarde noche de música protagonizada por una banda, Proyecto Pez, que tras un año de espera no defraudó.

Nuevos aires para el blues

Concierto de Gaby Jogeix


Fecha: jueves 22 de enero.
Lugar: Zentral Kafe Teatro, Iruñea.
Intérpretes: Gaby Jogeix, a la guitarra, a la voz y al lap steel, acompañado por Red Hamani, a la guitarra, Manuel Bagües, al bajo, y Ezequiel Navas, a la batería. Como teloneros abrieron la velada Rojillos Blues Band.
Incidencias: presentación en la ciudad de Hermosa beach, 2 CD del artista. Hora y ¾   de duración. Asistencia aceptable. Público participativo.



Organizado por la incansable asociación de blues de Burlata, el Zentral acogió un  concierto que llenó de buenísimas vibraciones el recinto; con permiso del grupo telonero, formación que rayó a su habitual buen nivel, dejando en el ambiente Gaby Jogeix y los suyos la sensación de tener muchas cosas que decir. De, en resumidas cuentas, ser una gran banda de rock & blues.
La velada arrancó con Rojillos Blues Band, quinteto más que rodado que al rojo, por lindes del rhythm´n blues y el country rock & bluegrass, salvó la papeleta a la perfección, homenajeando al género plasmando durante 45 minutos clásicos de grandes como la Creedence Clearwater Revival o Lynyrd Skynyrd, antes de ceder el escenario al cabeza de cartel; ¿la anécdota de su actuación? La presencia sobre el escenario –guitarra eléctrica en ristre- del cabeza pensante en la sombra de la práctica totalidad de cuantas citas con el blues se organizan en Iruñerria, Miguel Rubio: fuera de cualquier duda,  un inmejorable colofón.
Músico autodidacta afincado en Madrid aunque de origen vascofrancés, Gaby Jogeix, demostró no ser un recién llegado a la materia; más bien lo contrario, ser todo un entendido del género y de los instrumentos musicales con los que plasmar sus canciones, unos temas de ingentes desarrollos musicales que, con voz y protagonismo propio para las guitarras (¡qué solos, qué momentos tan gustosos los disfrutados!), derrocharon presencia de muy variadas especias sonoras, dejando en el guiso final regustos que fueron desde el funkie hasta el gospel. Denotando Gaby indisimulables aires de reinvención y una elogiable curiosidad a la hora de afrontar la composición de los temas –en primer lugar-, y en segundo… Pura pasión, buen hacer y singular maestría a la de facturarlos: ser, en resumidas cuentas, un consumado cocinero de blues, buscando constantemente innovar el sonido del legendario género en sus canciones. Renovar las recetas a ofrecer –continuando en sentido metafórico-, representando lo dicho un gran mérito estando el blues de por medio, tan tendente al inmovilismo casi siempre. Y todo ello brindando unas composiciones, sin presencia de vientos dicha noche, sostenidas sobre una base rítmica de lo más sólida, más que apropiado semejante caldo de cultivo para que echasen raíces y creciesen las igualmente sólidas guitarras, algo que hicieron de forma majestuosa. Manteniéndose siempre la tensión, en la recta final de la actuación Jogeix sorprendió aún más si cabe a los presentes, haciendo sonar con verdadera autoridad el lap steel, rubricando sensacionalmente la actuación.

Tal vez buscando extender sus dominios hasta Iruñea, los chicos de la Burlada Blues  Bar, los mejores voceros del blues & derivados del otro lado del Arga, pusieron una primera pica en la capital, quedando más que satisfechas cuantas personas acudieron a la cita: un público que, de sexo masculino y media de edad alta en su inmensa mayoría, disfrutó de cuantas canciones escuchó. Y de Gaby Jogeix y los suyos, pura personificación del blues.


‘Sir’ del rock & roll
Concierto de Elliott Murphy

Fecha: sábado, 12 de enero.
Lugar: Baluarte, Iruñea.
Intérpretes: Elliott Murphy a la guitarra acústica, a la armónica y a la voz acompañado por Olivier Durand a la guitarra y a los coros.
Incidencias: 4ª cita del ciclo Musiketanpresentaciones de It takes a worried man e Intime, últimos trabajos del artista. 1 hora y 3/ 4 de duración, bises incluidos. Público entusiasta. Lleno, localidades agotadas.


Caballero del rock y perita en dulce de Musiketan por excelencia, el carismático Elliott Murphy (New York, 1949) volvió a armarla en la sala de Cámara del Palacio de Exposiciones y Congresos, haciendo de su comparecencia todo un acontecimiento. Tal y como ha acontecido en sus últimas visitas.
En socorrido –y cada vez más habitual- formato dúo, ante un público entregado y  dispuesto de antemano a participar de la actuación desde el principio; sobre un escenario minimalistamente sobrio, los dos jinetes se vinieron arriba de inmediato, dejando claro lo siguiente cuantas canciones ofrecieron: estar madurando a la perfección, al igual que su creador. Claro está, principalmente las más antiguas, habiéndolas como las hubo de muy diferentes épocas.
Marcado por una concepción del rock americano de altísimo octanaje, el concierto, de trepidante intensidad y ritmo, estuvo presidido por los desarrollos musicales y el genuino regusto de cuantos temas sonaron, fruto la magia de los mismos de los excelentes ejercicios de digitación y prestidigitación de unos músicos que sacaron no solo chispas, sino fuego directamente de sus instrumentos. Y a este respecto no podemos menos que rendirnos también a los momentos brindados por el polivalente y solvente Olivier Durand, cómplice perfecto y verdadero gregario de lujo a la hora de facturarlos una noche más: de dar vida a unas composiciones que, construidas sobre unos duelos de guitarras de muy alta gradación, perfectamente rubricadas por la armónica en los mejores casos, lucieron a distintas temperaturas pese a compartir calor emocional, no dejando indiferente a nadie y obteniendo siempre el mejor premio: las complacientes y atronadoras palmas de un público que, enfervorizado, llevó en palmitas y espoleó constantemente a los artistas, haciendo que diesen todo de sí… Y más. Logrando incluso que les premiaran con 30 minutos extra tras terminar.
Fiel a su cita con Musiketan, Murphy reverdeció laureles en el paso del ecuador del  presente ciclo de conciertos de pequeña concepción. De pequeño y exquisito planteamiento, poniendo su actuación la mejor banda sonora posible a la tarde noche del sábado. Haciéndolo con un rock que, de muy brillantes quilates, volvió a hacer malas las leyes del otro Murphy: especialmente la que dice que si algo va mal, es susceptible de empeorar. Y es que, en el caso del Murphy que nos ocupa, bien podemos afirmar lo contrario, que si algo va bien, estando él de por medio, mejorará. Irá todavía mejor. Y en su caso, en el de Elliott, lo hace. Año a año. Visita a visita del sir a la ciudad. Claro que sí.


En clave de folk-pop

Concierto de Josh Rouse


Fecha: viernes, 16 de enero.
Lugar: Zentral Kafe Teatro, Iruñea.
Intérpretes: Josh Rouse, a la guitarra acústica, a la mandolina, a la armónica y a la voz, acompañado por Xema Fuertes, a la guitarra, a la batería y a los coros.
Incidencias: presentación de The happiness Walt´z, último trabajo del artista. Hora y ¼ de duración, bises incluidos. Asistencia aceptable. Público participativo.

Haciendo honor a su nombre, Zentral Kafe Teatro acogió el concierto del referencial músico americano Josh Rouse (Nebraska, 1972) en formato de café teatro; con parte de los presentes sentados en sillas inmediatamente delante del escenario y el resto, en taburetes alrededor de mesas instaladas para la ocasión: un público ávido de sensaciones y emociones que se dejó llevar por la actuación, dando palmas en diferentes momentos, solicitando especiales interpretaciones y llegado el punto final de la velada, pidiendo más, encontrando evidente respuesta su petición.
Con una imponente discografía a sus espaldas (Josh Rouse tiene publicados alrededor de ¡20! álbumes), galardonado en 2014 con el Goya a la mejor canción por Do you want to be in love, banda sonora de La gran familia española, el songwritter deleitó a la concurrencia con unas composiciones que, con cautivadora desnudez, derrocharon básicamente esencia folk. Presencia en sus raíces de folk ya, americano, ya, mediterráneo, haciendo gala de su lugar de residencia desde 2004, Valencia. De su forma de concebir la música, tejiendo a diferentes intensidades junto con su compañero de canciones laboriosas telarañas musicales de genuino sabor; de sugerentes ambientes de corte intimista y pop casi siempre, dando lugar, a un apacible viaje con tantos parajes diferentes como canciones; pasajes los citados, en cualquier caso, llamados a conformar un mismo paisaje: un concierto de Josh Rouse. Y todo ello contando con el respaldo de un copiloto, el polivalente Xema Fuertes, músico que demostró ser su imprescindible seguro de vida en vivo y en directo. Llegados a este punto, así pues, ¿en qué se tradujo la actuación? Vayamos concluyendo: en una candente y cadenciosa sucesión de temas que desprendieron impronta propia; un magnetismo único, propio de los de los artistas de verdad, brillando con luz propia cual botón de muestra el imprescindible Sad eyes, ya  en los bises.
Fuera de cualquier duda, dejando clara a posteriori la expectación generada a priori, qué gran sabor de boca el dejado en Zentral por Josh.


Lluvia del gusto de todos

Concierto de Gatibu

Fecha: sábado, 10 de enero.
Lugar: Café Zentral Teatro, Iruñea.
Intérpretes: Gatibu, formación integrada en directo por Alex, a la voz, Haimar y Arkaitz,  a las guitarras, Mikel, al bajo, Jorge, a las percusiones y a los coros, y Gaizka, a la batería.
Incidencias: presentación de Euritan dantzan, último CD de Gatibu. Lleno, localidades agotadas. Público muy efusivo. Hora y ¾ de duración, bises incluidos.


Gatibu la armó en su regreso a tierras navarras, protagonizando un incontestable llenazo y poniendo a bailar y cantar bajo su lluvia de canciones al gentío en su gran noche: la de la presentación oficial en Nafarroa de su novísimo Euritan dantzan, recibido como esperada agua de mayo en la última edición de la Azoka de Durango.
Marcada por una expectación de altura, la velada arrancó pasadas las 22.15 con los temas de estreno Zumarragako trena y Bizitzen badakit, dando inicio el grupo  tras la antesala que supuso de interpretación de Kalekatue (primera ofrecida a ritmos de rock dance), a la esperada inmersión en su mar de clásicos. Procediendo a ello una banda  que compareció con un integrante más, algo que nos alegró sobremanera: y es que en unos tiempos como los actuales, marcados por los recortes a todos los niveles; incluso en las alineaciones de las bandas musicales (estando acostumbrados como estamos a ver formatos denominados acústicos cuando deberían ser calificados de económicos), nos alegra poder reseñar que Gatibu han optado justamente por lo contrario: por aumentar la nómina de músicos, luciendo reforzados por un percusionista los comandados por ese gran vocalista que es Alex, de característica y poderosa presencia escénica; frontman que, impulsivamente respaldado por los suyos (todos a una tanto encima como bajo el escenario) llenó las tablas con su espectáculo complementario y paralelo. ¿Clásicos a destacar, volviendo a donde estábamos? Lorak eskeintzen (primer tema cantado de forma multitudinaria), Bang Bang txiki txiki Bang BangGora Kopak (con los presentes alzando sus vasos a petición del inigualable frontman), Besoak ZabatikPailazo… Y así transcurrió la actuación, de modo trepidante y vibrante. Con los presentes llevando al actualmente sexteto en volandas y los músicos dejándose hacer, complacidos por la respuesta general: Urupel, la nueva Egun bat, las viejas Inpernuen ate joka o Zeu, zeu, zeu!Euritan dantzan –igualmente nueva-… antes de rematar faena, ya en los bises, con el legendario Loretxoa (recuperado del repertorio de Exkixu, imprescindible hit brindado a renovados ritmos de country rock) y el recordado y por siempre celebrado Musturrek sartunde.
Nunca llueve a gusto de todos, trata de hacernos creer el refranero. Casi nunca lo hace, digámoslo así quitándole rotundidad a la cuestión. Pues bien, el pasado sábado lo hizo  y de manera copiosa, empapando a propios y extraños el grupo con su música. Haciéndolo con su chaparrón de canciones los Gatibu, estandartes por excelencia del euskal rock del siglo XXI que ahí siguen, avanzando con paso firme por la centuria. Poniendo noche a noche toda la carne en el asador… y sin miedo a quedarse sin existencias, pese al desbordado apetito de su numerosa clientela. Dejando huella y más, tanto en el camino como en quienes a diario lo recorren: los seguidores de una banda que ya se cuentan por miles. Y subiendo, en número a tenor de la asistencia registrada.
Una afluencia de público que transformó Zentral en una auténtica caldera, dejando claro a cuantos se dieron cita que invierno y calor no siempre son términos incompatibles:  cosa de las canciones que llovieron dicha noche: del gusto general. 


Reyes de la noche de Reyes

Conciertos de Niña Coyote eta Chico Tornado, Belako y Cápsula

Fecha: lunes, 5 de enero.
Lugar: Cefé Zentral Teatro, Iruñea.
Incidencias: última cita de la gira navideña que llevó a las tres bandas por las capitales de Hego Euskal Herria. Más de 3 horas de música en directo. Varios centenares de personas. Público que se mostró participativo.


Tras lograr sendos sold outs en Bilbo y Donostia y rozar el llenazo en Gasteiz, la presente gira conjunta concluyó en el recién estrenado Zentral, saldándose con una respuesta del público realmente aceptable.
La peculiar cabalgata llamada a ser vivida la pasada noche de Reyes llevó en primer lugar al escenario a Niña Coyote y Chico Tornado; a Ursula, quien fuese baterista de Zuloak, y Koldo, ex guitarrista de los donostiarras Surfin Kaos, quienes, totalmente echados para adelante, ofrecieron ¾ de hora de actuación, articulada sobre temas de ingentes e incuestionables desarrollos. 45 polvorientos y conmovedores minutos sin trampa ni cartón marcados por nebulosas de venenoso regusto stoner, erigidas sobre los siguientes puntales: riffs de guitarras de trazo grueso y una pegada de las baquetas abrumadoramente contundente. ¿El resultado? Unos temas pétreos, poderosos, con el tornado musical generado tatuado por desquiciantes connotaciones psicodélicas que atraparon definitivamente a los presentes. Que, en definitiva, dejaron la sala convertida en un hervidero de cara a la siguiente descarga, la de Belako.
Demostrando que ya no cabe denominarles jóvenes promesas, que el legado de bandas como Joy Division les pertenece, Belako navegaron a la perfección por unas aguas musicales que lucieron tintadas de agresivo after punk  & post grunge, pasando su cuentakilómetros de cero a cien en cuestión de segundos. Haciéndolo de forma descarnada bajo unos ritmos tan enérgicos como ricos en melodías. Y todo ello facturado por unos músicos que, reivindicándose a la perfección cual majestades de su porción de noche, derrocharon insultante polivalencia a las voces y a los diferentes instrumentos, alternándose a los mismos (con excepción de la batería) en función de la explosión; de cada canción –hemos querido decir-, verdaderas bombas de música y sensaciones. Así las cosas sí, convencieron Belako: grandes y creciendo de manos de una música alternativa sin complejos… Dirigida a un público alternativo e igualmente sin complejos.
La noche encontró su mejor final de manos de los pildorazos de rock n´ roll certeramente descerrajados por Cápsula, trío con bajista femenina que, poso, imagen y actitud a borbotones, derrochando presencia escénica teñida de glam, cautivó definitivamente a todos, demostrando por qué fueron los llamados a cerrar cartel. Y lo hicieron a su manera. A lo grande, apoyándose en las canciones de sus ¡10 trabajos! (el último de ellos, Dead or alive), derrochando seguridad, espectacularidad y espectáculo. Buscando la complicidad de los presentes y haciéndose con la misma de manos de un sonido que, musculoso en toda ocasión, cautivadoramente deudor de referentes como MC5 o The Stooges, presumió de condición de lisérgico, haciendo que su concepción del rock & roll, puro tornado en directo, brillara con su mágico esplendor en una noche como la del pasado día 5, mágica por excelencia.
En una noche como la de Reyes. Hablando de lo que hemos hablado, de cuantos reyes -y reinas- pasaron por el escenario de Zentral (4 en total, no nos olvidemos de ellas), una velada que presentó en Iruñea a una tripleta de grandes artistas, en verdad.



‘Drogas’ para todos los públicos

Concierto de El Drogas

Fecha: sábado, 3 de enero.
Lugar: Cefé Zentral Teatro, Iruñea.
Intérpretes: Enrique Villarreal El Drogas, a la voz y ocasionalmente a la pandereta, a las guitarras y a la armónica, acompañado por el Flako, al bajo y a los coros, Txus, a las guitarras, y Brigi, a la batería. Como teloneros se contó con Ángel Casto y los Honestos.
Incidencias: presentación en Iruñea de Demasiado tonto en la corteza, más de 3 horas de duración en total. Lleno, localidades agotadas. Público de ambos sexos y todas las edades que se mostró entregado.

Pamplona-Iruñea pudo disfrutar por fin de El Drogas en directo; pudo hacerlo en un recinto perfectamente acondicionado para ello –más allá que en calles y plazas-, y la ciudadanía se volcó, agotando el papel en taquilla y, en verdadero loor de multitudes, llevando al legendario Enrique Villarreal en volandas, en la noche de la presentación de su espectacular triple CD en la ciudad.
Con el público todavía en la calle (pese a que la apertura de puertas estaba fijada para las 19.00 no se pudo acceder al local hasta las 20.00), la noche arrancó con la presencia de Ángel Casto y los Honestos, peculiar cuarteto que, entre cómplices sonrisas, caldeó la espera con su música de inspiración melódico-cristiana. Con una propuesta perfectamente ejecutada desde el terreno… de la inocentada: digámoslo así, estando en las fechas en que estamos. Y finalmente, tras ½ hora de surrealista ceremonia (imprescindible verlo para creerlo), después de la pertinente readecuación de escenario, salió el verdadero sumo sacerdote, El Drogas, comenzando a cantar las 40 en la mejor de las compañías posibles: la de sus secuaces el Flako, Txus y Brigi. Colosales, todos ellos.
Jugando los músicos sus cartas a la perfección (los 40 naipes con forma de canciones de su particular baraja) el concierto arrancó con Cómo son, centrándose en un primer momento en el repaso de temas de Alzheimer Y Glam, dos de las partes de la trilogía que se presentaba. Sin hacer apenas concesiones al legado de Barricada, excepciones de Sofokao Tentando a la suerte. La segunda parte de la actuación, integrada por otras 16 canciones, se centró básicamente en los temas del CD Matxinada, con Frío iniciando el cambio de tercio y Barrio conflictivo y En blanco y negro poniendo multitudinario broche final. ¿Más temas a destacar? Por la respuesta cosechada, Oveja negraFue 24D ¿y qué? y, cómo no, Animal caliente. La apoteosis, claro está, llegaría con la última parte, deparando la misma un auténtico bombardeo de clásicos; de atemporales hits como Empujo pa´ kiNo hay tregua (cómo retumbó el Zentral), Todos los gatosPeineta y mantilla o Víctima, quedando para los imprescindibles bises La silla eléctrica (qué cavernosa resonó la voz de El Drogas, como nunca, con Brigi de espaldas frente a su batería, de pie sobre el escenario, iniciando su interpretación), Azulejo frío y Otros tragos, como desenfadada despedida.
‘Drogas’ para todos los públicos en un visto y no visto de unas ¡3 horas! de duración. Drogas blandas y más duras arrebatadoramente servidas por Enrique Villarreal, activista musical por excelencia desde que en 2011 comenzara a recorrer nuevos caminos tras permanecer hasta entonces en la que fue su banda principal: eso es lo que hubo en el Zentral: 40 dosis de El Drogas para todos los gustos, toda vez que Iruñea lo merecía. Las merecía: tanto como el artista sacarse la espina de no haber podido ofrecérselas aún. Y vaya que la ciudad disfrutó y que los músicos se desquitaron -ganas y honestidad a espuertas-, quedando todas las partes implicadas… A  gusto, tal y como Villarreal una y otra vez repitió. Muy a gusto. La verdad es que este, primer concierto de 2015 que reseñamos, no pudo transcurrir mejor.


Banda sonora del deseo
Concierto de Doctor Deseo

Fecha: viernes, 26 de diciembre.
Lugar: Zentral Kafe Teatro, Iruñea.
Intérpretes: Doctor Deseo, banda formada en directo por Aitor Toro, a la guitarra y a los coros, Josi, al bajo y a los coros, Francis a la voz, a la guitarra y a la pandereta, Raúl a los teclados, Txanpi a la batería, y Joe, al saxo. Como teloneros abrieron noche Shinova.
Incidencias: actuación de más de 2 horas de duración, descanso de 20 minutos y bises incluidos. Lleno, localidades agotadas.

2014 No pudo empezar ni terminar mejor que como lo hizo para el recién inaugurado escenario de la plaza de los Burgos, con 4 llenazos consecutivos: uno de ellos, el segundo sold out (al día siguiente, el sábado 27, conseguirían otros dos con motivo del par de funciones programadas por Ene Kantak), logrado por Doctor Deseo en su segunda visita el pasado año a la ciudad. Así pues, centrándonos en el concierto de los bilbaínos, podemos afirmar que Iruñea respondió a la llamada del deseo tal y como se esperaba, rindiéndose ante sus llamaradas una vez más.
La noche empezó de manos del emergente e impulsivo pop-rock de Shinova, quienes la calentaron de manos de las canciones de Ana y el artista temerario, su tercer CD. Navegando con los elementos a favor, viento en popa a toda vela, apoyándose en unas composiciones… con gancho y tracción propia. Y a continuación, tras sus 45 minutos de actuación; ante el expectante público que abarrotaba el recinto, llegó el momento más deseado: la hora del Deseo de verdad.
De incontestable predicamento e implantación en Iruñea, los comandados por el legendario Francis Díez comenzaron a dejarse querer desde que el citado hizo su aparición triunfal caminando sobre la barra del Zentral; recorriéndola de lado a lado,  haciéndose con la complicidad total bajo los sones de la intro con la que han abierto en la presente gira, preámbulo más que perfecto para lo que estaba por llegar. Para el tema  Sigo temblando por ti –dicha noche de viernes -, brindado desde tan particular atalaya con la única compañía de las teclas. Ya sobre el escenario, la música se hizo caudalosa energía de manos de Busco en tus labios, con Joe, el sensacional saxofonista que ha acompañado al grupo en el presente tour, haciéndose especialmente fuerte llevando el peso de la canción: lo mismo, en otro orden de cosas, que en cuantos temas participó, dándoles una espectacular nueva dimensión: Maldita noche de viernes, Cuánto frío hace en Saturno (con especial dedicatoria para Txanpi, el baterista, por salvar la papeleta como lo hizo en un día verdaderamente difícil para él) o Ahora que estás dormida, brindada como colofón de la parte denominada slow y con el carismático frontman reclamando intimidad a los presentes: algo, silencio, que a una con un cambio  de tercio que no tardó en llegar, ya no tuvo que reclamar, haciéndose el gentío de inmediato con canciones como La química precisa, De chocolate y vainilla, Danzing in the hell o Mi pequeña María, con sentidas palabras de Díez en recuerdo de la todavía presidenta del Gobierno de la Comunidad. A continuación, tras un descanso al más puro estilo Extremoduro, la banda continuó poniendo banda sonora al deseo con esperados e imprescindibles hits como Abrázame (verdadero punto de inflexión para tantos desde el prisma artístico y emocional), Corazón de tango o La chica del batzoki, antes de rematar faena, y cómo, con el mítico tema de sus paisanas Vulpes Me gusta ser una zorra. Antes de poner punto final a una nueva noche, una de las últimas del grupo hasta 2016… mágica y embriagadora por demás.


USTED ES EL VISITANTE Nº