MARTXA, MARTXA CON NUESTRA FANFARRE!! (QUE USTEDES LO PASEN BIEN) )

5/9/12

INSISTIMOS, ES SOLO ROCK & ROLL...


A la vista de algunos ecos suscitados por la ya lejana crónica de la actuación de Barricada en la Plaza de toros de Pamplona, viendo que lo que publiqué generó diferentes reacciones, preparé un texto explicando por qué escribí lo que escribí Su título, ES SOLO ROCK & ROLL; tiene dos partes: una, titulada ES SOLO ROCK & ROLL, y una segunda denominada SI TE LLAMAS IGUAL, TE PUEDO EXIGIR IGUAL. He aquí un escrito CONTEMPORIZADOR –si se quiere-, para nada beligerante. En ningún caso concebido CON TEMPORIZADOR, pese a que en algún momento denote cierto cabreo por mi parte. Esto es, concebido sin ninguna intención  de echar leña a fuego alguno: allá cada cuál, los diferentes implicados, con los incendios provocados. No son mi responsabilidad, y, por otra parte, creo que todos nos conocemos. Siendo consciente de que parte de los seguidores de lo que fue Barricada, de lo que es actualmente el grupo y de los ahora incondicionales de El Drogas continúan muy susceptibles, esperando    que nadie saque las cosas de quicio, salud y rock & roll!




ES SOLO ROCK & ROLL  (1ª PARTE)

It´s only rock & roll, but I like it, cantaron The Rolling Stones. Yo solo hago rock & roll, y no voy más lejos, cantó posteriormente Rosendo al frente de Leño. Afortunadamente, podemos afirmar que lo que a día de hoy rodea a algunas de nuestras bandas más veteranas no es sólo rock & roll. Y no ya porque su devenir no siga marcado por la pasión por el viejo género o por su vocación (algo que se presupone, como el valor en los soldados), sino porque por razones derivadas del éxito conseguido desde el principio y del paso del tiempo, la antigua diversión se fue convirtiendo en profesión, viéndose de repente muchos músicos, con unos cuántos años a sus espaldas, abocados a terminar entendiendo el rock, más que únicamente como diversión, como lo que ha acabado siendo para ellos, una herramienta de trabajo. Sí, consistiendo a partir de ahí su otrora transgresora actividad en componer, tratar de mantener el tipo y tocar. En tratar de seguir mirando hacia delante con dignidad, algo que, dicho sea de paso -y con todos nuestros respetos-, nos parece bien. Muy bien. Y por si lo apuntado fuera poco, teniéndose que adaptarse semejantes supervivientes, en muchos casos, a las siempre caprichosas circunstancias del día a día. Incluso a sorprendentes salidas de los grupos de miembros otrora imprescindibles. A tesituras como ver qué hacer entonces, si continuar hacia delante o dar carpetazo al grupo; y es que, llegados a este punto, ¿se puede continuar sin quienes se van? Parece que sí, en estos tiempos. Parece legítimo hacerlo; e incluso se pueden hacer buenos discos, como han demostrado los Barricada. ¿Se debe? No lo sé. No me considero quién para decirlo. ¿Son lícitas actitudes como las  de Barón Rojo, tocar con una u otra formación en función del dinero a cobrar? Lo que sí parece claro es que posicionamientos extremos de los distintos músicos implicados aparte, las bandas resultantes no van a ser lo mismo. Y menos, en directo. Que van a ser distintas, necesariamente. En fin, no es por ir de tocapelotas, pero ¿se imagina alguien a Los Suaves sin Yosi? Podría llegar a suceder, ¿no? Así pues, parece evidente que los músicos implicados en semejantes vorágines deberían ser conscientes del asunto; en primer lugar, de las consecuencias a todos los niveles de sustituir a determinados compañeros, y en segundo, de intentar reconducir a buen puerto la cuestión: algo que no siempre es así. Y deberían serlo por otras dos razones, por simple respeto a su obra y hacia sus seguidores en general. Hacia el conjunto de la familia artística por ellos formada: al igual que los hijos en un proceso de divorcio, la parte más vulnerable.

Hablando a partir de ahora de los Barricada en particular (como lo hubiéramos hecho en el caso de que La Polla hubiese decidido seguir sin Evaristo), así son ahora los comandados por Boni y Alfredo, distintos: y no porque no toquen bien, algo que a estas alturas no vamos a cuestionar; es más, incluso tal vez se me pasara el resaltarlo en mi crónica del concierto de Pamplona, posiblemente porque a estas alturas sea algo que se da por supuesto. Ni, incidiendo en el caso de los de Iruñea, porque no hayan sido capaces de componer con acierto nuevos temas, sino porque se quiera ver o no, actualmente falta parte de la magia cuando saltan al escenario. Sí, tal y como fueron testigos recientemente mis ojos y mis oídos en la Monumental de la ciudad, donde protagonizaron un concierto algo frío. Extraño. ¿Por qué? Porque en lo referido a calor recibido por la banda en la última década el listón estaba muy alto –posiblemente-… y porque no estaba Enrique, factor que no pude ignorar. Al igual que más gente.

Y no porque me caigan mal los actuales Barricada, nada más lejos de la realidad. Es que, en los conciertos, ¿en quién radicaba buena parte de la complicidad establecida entre grupo y seguidores? ¿Quién se ha dirigido al público durante los últimos treinta años? Así pues, ¿se notó su ausencia? Pues sí, e independientemente de que Villarreal no esté con ellos porque se haya desmarcado voluntariamente del grupo o porque haya sido expulsado: el nivel de suciedad de tales trapos es cosa de los cuatro, no voy a poner yo la lavadora. Y menos, en la plaza pública. En cualquier caso diré que creo que la ausencia de Enrique se notó. ¿Que haya quiénes no lo quieran ver, tratando de restarle importancia a la cuestión (presentación en casa de un CD grabado en tan especiales circunstancias)? De todo hay en la viña del señor. Y así lo expuse en el periódico y lo vuelvo a repetir, y no por posicionarme con nadie ni contra nadie; bueno, tal y como cuando dije que no me había desagradado el nuevo disco, y no por quedar bien con unos y mal con otro. Igual que cuando me ha tocado poner “bien” al grupo, casi siempre –si no siempre-, sin creer que lo estuviera subiendo a pedestal alguno. Pues bien, ahora, tras mi crónica “negativa” –para algunos-, tampoco pienso lo contrario, que los haya bajado de ningún lado. Ni creo que tenga tanto poder… ni que trabaje de ascensor. Unas veces haré mi labor con más acierto y otras, tal vez con menos, pero siempre con la misma intención. Yo, la misma persona. Alguien que opina, no que se posiciona. Que opina libremente, no que se posiciona interesadamente. Un viejo seguidor que, por cierto, tuvo algo que ver con que la banda tocara en la plaza de toros de Pamplona...



SI TE LLAMAS IGUAL, TE PUEDO EXIGIR IGUAL (2ª PARTE)

Como escribiente de música que soy siempre me ha gustado más hablar de bandas que de bandos. Y más estando en el punto de mira un grupo tan mío como los Barricada;  así pues me gustaría seguir hablando, con los Barri de fondo, de pasión por el ruido: pero de pasión incendiando los escenarios (Villava, 2003 y 2006 –dos noches consecutivas-, Anaitasuna de Pamplona, en 2005, 2009 y 2010, qué calor), más que tener que hacerlo de incendios cuyas llamas amenazan con alcanzar a todos; incluso a gentes como yo, que por reseñar ciertas cosas parecemos estar con unos o con otros. Contra unos o contra otros. Y no, no estoy dispuesto a seguir haciendo de apaga-fuegos. A tener que explicar cada opinión que depare el devenir de esta nueva situación. No, no estoy dispuesto a pensar que tengo que alinearme abiertamente, sin condiciones y para siempre con unos o contra otros, como si la cosa fuese una especie de militancia: algo que no debe ser entendido como tal. En resumidas cuentas, que para no haber ido de pirómano, me niego a tener que hacer de bombero.

Y antes de terminar, tras una semana de calentón, haré una última reflexión dirigida a unos lectores muy especiales; a cuantos foreros en general me han insultado estos días desde el más vergonzante anonimato. A todos los que, a buen seguro, todavía lo siguen haciendo. En su fuero interno y en su foro externo. Considero que puedo expresarme con entera libertad sobre lo que a partir de ahora suceda con Barricada, atendiendo a mis sentidos –más que a mis sentimientos-, y ¿sabéis por qué? Porque no estoy atado de pies y manos para hacerlo. Porque no le debo nada a nadie, a ningún respecto. Porque yo no vivo de esto, malvivo de escribir en general. Y principalmente, por lo siguiente: porque si el grupo, pese a la ausencia de El Drogas, se sigue llamando igual, así se supone que habrá que seguir tratándolo, igual: dándole el mismo trato que les brindé en su anterior etapa, algo que he hecho hasta ahora. Esto es, que si se llaman igual, podremos exigirles lo mismo en sus conciertos, y yo no he puesto el nivel de exigencia. Y si no en la duración de los bolos, sí en lo referido a respuesta brindada por el público. A que la misma esté a la altura de las cosechadas por Barricada durante los últimos años. Bueno, y antes de enfilar la recta final, un último apunte: en cuantos textos escriba de  los Barri a partir de hoy, ignoraré a quien estuvo treinta años al pie del cañón el día que el público, con su actitud, me obligue hacerlo, no cuando así lo consideren ciertos foreros. Antes, no. Y he dicho ignorar, no olvidar.

Así pues, señores foreros, al igual que reconocí y reconozco que me gustó el CD de Barricada (tal vez Flechas cardinales no sea su mejor disco, pero tampoco me parece el peor); así como dije públicamente que me gustó el concierto-sorpresa del Black Rose (porque en dicho marco, totalmente distinto, vi lo que vi y oí lo que oí…. Y no porque yo tuviese algo que ver en su organización, que también), libre de polvo y paja mi conciencia –aunque algo apesadumbrado el corazón-, mantengo lo que dije a propósito de lo visto el sábado 16 de junio en la plaza de toros de Pamplona: que el concierto me pareció algo frío. Ni malo ni flojo, sino un tanto frío. Y más siendo en Pamplona y ante un público, si bien no exclusivamente local, sí sobradamente conocedor de los Barri. Ah, y pese a vuestro presunto calor, foreros. Y nada más, esto es todo por mi parte. No sé si definitivamente o no, no va a depender de mí. Que nadie saque más cosas de quicio. Como cantaban los Rolling y Rosendo a propósito de cómo he titulado estas líneas, sea actualmente lo que sea el rock, yo sigo creyendo que sólo debería seguir siendo eso: rock & roll.  

8 comentarios:

  1. Gracias por la aclaración, creo que necesaria por todo el polvo que se había levantado, no por mí, sino por mucha gente que escucha lo que quiere escuchar y lee lo que quiere leer. De todas formas, estoy de acuerdo a medias en cuanto al tema del concierto de Iruñea, que me pareció un conciertazo. Distinto, sí. Era mi primera vez con los Barri sin El Drogas, pero para nada me resultó frío, más bien al contrario. Supieron llevar al público en volandas, sin cebarse con el nuevo disco y recordándonos tiempos mejores.
    Y en cuanto a lo de "me llamo igual, te exijo igual" también es bastante subjetivo. Barricada era el nombre del grupo hace 30 años y no es el mismo Barricada que ahora. Los tiempos cambian, los cuerpos menguan, pero el espíritu sigue estando ahí. Creo que el espíritu de Barricada no se ha perdido, la voz del Boni es puro Barricada. Y ya sabemos que la voz es el alma. Pienso que la pérdida, aunque importante, muy importante, no es tan transcendental como lo ocurrido en otras bandas como La Fuga, por nombrar un ejemplo claro. Y no te cuento nada del tembleque que me dio al leer que los Koma pretenden seguir sacando discos sin el Brigi a los mandos.
    Pero bueno, son opiniones, y gracias a Dios que opinamos distinto, sino sería demasiado aburrido.

    Un placer leerte, un saludo
    Iñigo

    ResponderEliminar
  2. Sera que sera,tembleque sin Brigi en Koma,pierde su espiritu,¿Barricada sin Drogas mantiene el espiritu?¿el Boni?¿Alf?¿los dos juntos?

    Pedro

    ResponderEliminar
  3. Anónimo29/6/12 8:52

    Gracias Oscar, ole tus cojones!!! en ésta Santa Tierra, parece ser que un crítico musical sólo puede hacer críticas buenas y mas trantándose de lo que un día fue Barricada. El disco nuevo será estupendo, pero en concierto y digan lo que digan los "foreros, fans, frikis o como se quieran llamar" no es lo mismo, ellos decidieron seguir con ese nombre y sin "el otro hombre" y pretenden hacernos creer que todo es igual, que vá, ahora dicen que es mucho mejor; pues no es lo que tu viste y viste lo mismo que yo: no es lo mismo, falta "algo" y se nota, se nota mucho. Nos tildarán de borrachos (alguno de los dedos acusadores también son "críticos", pero con la cartera llena se critica las cosas de otra manera) pues resulta que los borrachos dicen la verdad... y ellos que aguanten la resaca.

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé si koma pierde o no sin Brigi. Lo diré cuando escuche el resultado, no soy gente de prejuicios. El concierto de la plaza de toros me gustó. Punto. Barricada me gustaban antes y me gustan ahora. Ojalá el Drogas vuelva algún día pero si no vuelve yo no voy a dar al grupo por el saco porque el Drogas no esté.

    ResponderEliminar
  5. Solo una profunda admiración, amistad, parentesco o algo similar, puede crear esta negación de que aquí no pasa nada, , no podéis borrar de un plumazo a ese señor llamado Enrique Villarreal, autor de la practica totalidad de canciones de Barricada ,incluidas las que canta el Boni, no podéis sustituir a ese sowman ,ese pedazo de artista, como no podrían los Marea ser los Marea, sin Kutxi Romero, ¿unos Tijuana sin el Eskroto?, sonaran bien, para algunos mejor, pero no son Barricada, sin el Drogas, NO, y si quienes admiramos a Barricada, quienes los consideramos algo nuestro, consintiésemos tal negación ,es que nunca los quisimos ,nunca supimos que eran ,que representaban, los Barricada. En internet venceréis pero no convenceréis.
    Sr Oscar Beorlegui, alguno de los “incondicionales” de el Drogas , ¿le ataco cuando escribió sobre Flechas cardinales?¿cuando hizo la critica de el primer concierto?, me extrañaría mucho que así fuese, ya que quienes conozco, que se decantan por la versión de Enrique, la realidad (no esta realidad virtual, si no la de calle),nos da igual que les valla bien o mal, pero nos jode el ninguneo sistemático de quien tanto ha aportado y aporta a la sociedad Nabarra ,con su forma de ser, de hablar, de crear, de implicarse en todas las batallas, ESO JAMAS PODRA SER SUSTITUIDO.tal vez una burda imitación, un insulto, nada mas.

    ResponderEliminar
  6. Soy el que ha escrito antes y nunca he dicho que aquí no pasa nada. Lo que he querido decir es que la vida sigue, sin más, yo no niego nada, ni me posiciono, ojalá el Drogas vuelva pero si no lo hace no voy a ningunear a los demás. Para algunos parece que en Barricada sólo importaba el Drogas, a otros nos importaban los cuatro. Y quienes niegan que Boni, Alfredo e Ibi también cuentan es que nunca quisieron a Barricada, sólo quisieron al Drogas. Y lo de que el Drogas era el compositor de las canciones, bueno, te recuerdo que las canciones además de letra tienen música. Barricada han hecho un muy buen disco donde se ve que saben componer, y muy bien.
    Yo no sé lo que oirás tú en la calle, a lo mejor la gente sólo te dice lo que quieres oír, pero yo he escuchado todo tipo de opiniones y el disco nuevo está gustando un montón.

    ResponderEliminar
  7. Hola, y yo soy el de antes, el ultimo trabajo de BARRICADA que yo recuerde, que si que gusto un montón, fue La tierra esta sorda, que lleno dos veces el pabellón Anaitasuna y tocado íntegramente y que todo el publico coreo al unísono, trabajo que curiosamente los defensores de la actual formación atacan de forma sistemática, trabajo que tb curiosamente en las entrevistas(actuales), es definido como el ser y sentir de Barricada.(léase a los defensores en el foro de barricada y maneras de vivir).El nuevo trabajo se defendió en la plaza con tres temas, ¿por qué?,¿no es tan cojonudo?¿o se trata de vivir del pasado?
    Soy de los que desde crio, cuando íbamos a ver a los Barri, íbamos a ver sobre todo al Drogas, no recuerdo a ningún colega decir, vamos a ver a Alf , Boni, Sergio,Mikel, Fernando, Ibi, no, pero si vamos a ver al Drogas. Nos identificábamos con el.
    Quisimos a Alf,Boni,Ibi, como lo que eran, los compañeros de viaje de un gran artista, grandes compositores tb, pero no los representantes de Barricada,el sentir de Barricada, y claro que contaban, una parte tan necesaria y esencial para el Drogas, como el Drogas para Barricada, los unos sin el otro y el otro sin el uno, no son Barricada, es así de simple y sencillo.
    Y no te digo que tu le ataques, pero una gran mayoría de los “defensores” si lo hace tratando de destruirle, ninguneándole,…como si de ello dependiera la supervivencia de la actual formación.
    Salud.

    ResponderEliminar
  8. Siempre jode perder referencias, ídolos, bandas sonoras de la vida, Sabemos que el R'N'R en el fondo es un negocio como otro cualquiera, siempre lo fué y también que los componentes de los grupos -mecantilísticamente hablando- son reemplazables, como piezas de un engranaje del que todos formamos parte.

    Pero los sentimientos, la creatividad, en definitiva el artista y/o la persona, tal como lo define el término, es único. Afortunadamente. Y todo ese conglomerado de valores intangibles, es lo que define y da forma a la personalidad de un grupo, o de un escritor, de un pintor o de un artista hojalatero.

    El público, salvo excepciones, se queda siempre con la voz cantante. Con el que da el cante. Podrás seguir llamándolo la Banda de mi Vida pero cuándo falta una pieza original y creativa de ese banda nada, repito, nada, será ya lo mismo. Y todos lo sabemos. Todos cambiamos y envejecemos. Nos faltará ese salto, ese coro, ese porro, ese guiño de complicidad y ese punteo. Ni El Drogas ni el Boni y Cia cada uno por su lado, serán secuelas mejores o peores de lo que un día conocimos como Barricada.

    Así que no hay que rasgarse las vestiduras porque las cosas tengan un final. Quién sabe qué nos depararán las cenizas.

    ResponderEliminar

USTED ES EL VISITANTE Nº