MARTXA, MARTXA CON NUESTRA FANFARRE!! (QUE USTEDES LO PASEN BIEN) )

13/8/10

TERMINÓ EL BURLADA BLUES FESTIVAL 2010: CRÍTICAS YA EN EL BLOG!!





Blues para las noches de verano

Concierto de J. Teixi Band

Fecha: viernes, 30 de julio.

Lugar: parque Uranga, Burlata.

Intérpretes: J. Teixi Band, banda integrada por Javier Teixidor, a la guitarra y a la voz, Emilio Galiacho, a los teclados, Daniel Montemayor, a la batería, Antonio Melgar, al bajo, y Valentín y Nacho, a los vientos. Como teloneros abrieron cartel Jardín Infierno.

Incidencias: 1ª jornada de la 4ª edición del Burlada Blues Festival; presentación de Hazme Una Seña, último CD de la banda. Muy buena asistencia. La velada arrancó con 50 minutos de retraso, actuando J. Teixi Band durante hora y ¼, bises incluidos.

Tras el buenísimo sabor de boca dejado por las tres anteriores ediciones del Burlada Blues, el último viernes de julio tuvo lugar el primero de los conciertos programados dentro del actualmente denominado Burlada Blues Festival. En una noche magnífica para la música en directo, en un marco tan incomparable y lujoso como el que representa el parque Uranga, la velada arrancó con el buenísimo hacer de Jardín Infierno, formación que, con chica al frente (cómo se manifestó el genuino timbre del blues a través de su voz), regaló a la audiencia un ramo de composiciones que, además de muy buenas vibraciones, transmitieron lo siguiente: sobre un terreno perfectamente abonado para el blues, una rica sensación de libertad musicada… de puro sabor a rhytm & blues; de característico regusto sureño aliñado por vetas de soul y típicamente stonianas -en ocasiones-, he aquí los principales componentes de la savia que dio vida a las flores del presente Jardín Infierno: unas flores que, sobre la fértil base cimentada por bajista y baterista, crecieron perfectamente regadas por la voz de la sugerente y perfectamente dispuesta cantante y por las notas de teclados y guitarra, traduciéndose lo dicho en un concierto tan corto como intenso; en una actuación de cuarenta minutos que sorprendió y satisfizo plenamente a los presentes, rayando, a nuestro juicio, a la altura de la de los cabezas de cartel.

Clásicos donde los haya del rock and roll estatal, con abundante historia pasada y presente a sus espaldas, la J. Teixi Band, capitaneada por la negroide voz del referencial Javier Teixidor, se encuentra presentando actualmente su octavo CD, un disco al que, a la vista de las canciones escuchadas, de los potenciales hits en el presente concierto presentados, sólo cabe calificarlo de elegante. De elegantísimo. Despachando a borbotones poderosas dosis de rock & roll y rock & soul perfectamente coloreadas por los vientos, los comandados por el legendario ex líder de Mermelada ofrecieron alrededor de quince composiciones, temas que, brindados a buen ritmo, si bien lucieron a la altura… no consiguieron superar el listón puesto la banda telonera; y tal vez por dos razones, por resultar aquélla muy buena (la sensación general que quedó en el ambiente fue la de haber visto a un grupo totalmente hecho; a una realidad, más que a una promesa) y, aun siendo de nivel, por mostrarse las canciones de la J. Teixi excesivamente lineales, en su conjunto.

Nuevamente, por cuarto año consecutivo, los sones del blues se dejaron sentir con fuerza en Burlata, llenando con sus ritmos la presente noche de verano; calentándola con sus aires, los de uno de los cada vez más escasos estilos que se mantienen más o menos puros. Tal y como los hemos conocido. Sin apenas recovecos para la impostura. Inalterables; y es que, sin dejarse arrastrar en vano por sucedáneos o mediáticos cantos de sirena, nos atreveríamos a decir que en los actuales tiempos los músicos de blues (y, por extensión, los de rhytm & blues y soul) son de los que mejor mantienen ¿las formas? No, la esencia de lo suyo, dentro de la cada vez más maleada escena musical. Unos músicos que, como los de Jardín Infierno y la J. Teixi Band, así lo demostraron el viernes, cumpliendo con creces en éste el pistoletazo de salida del Burlada Blues Festival...




Reyes del blues y adláteres

Concierto de Los reyes del K.O.

Fecha: sábado, 31 de julio.

Lugar: parque Uranga, Burlata.

Intérpretes: Los Reyes del K.O. banda integrada por Marcos Coll, a la armónica y a las segundas voces, Adrián Costa, a la guitarra y a la voz, Javier Vacas, al bajo, y Carlos Dale-Dale, a la batería; como teloneros abrieron noche The Reverendos.

Incidencias: 2ª jornada del Burlada Blues Festival; presentación de It´s Fiesta Time, primer CD de la banda. Bonita asistencia, aunque más discreta que la de la víspera. 40 minutos de retraso. Los reyes del K.0. actuaron hora y 50 minutos, aproximadamente.

Al igual que la del día anterior, la nueva cita del Burlada Blues Festival se caracterizó por el buen hacer de la banda telonera, quedando demostrado que, lo mismo que en ediciones precedentes, además de prestigiosos cabezas de cartel se han buscado teloneros de nivel. Con la bonanza meteorológica sumándose por segunda jornada a la sugerida por los aires musicales, los encargados de romper el hielo fueron The Reverendos, formación integrada por cuatro magistrales músicos que, armados de batería, contrabajo, guitarra eléctrica y teclados, con trece años de carretera a sus espaldas, lucieron más que finos, elegantes y solventes en espera de los reyes, acertando a tejer los corsés musicados de sus temas cual si de costureros reales se tratase. Demostrando moverse por las aguas del rhythm & blues –tintado de west coast blues californiano y swing- y del rock & roll… como peces en la misma. Como lo que son y demostraron ser –por otra parte-, consumados maestros en el arte de impartir blues en directo. Y a continuación, tras semejante entrante, el esperado segundo plato; pese a la enjundia del primero, el verdaderamente consistente dicho sábado: la actuación de Los Reyes del K.O., banda en la que encontramos a un viejo conocido, Javier Vacas, reputado bajista de formaciones como La Vaca Azul, Tresmil Hombres o Los Coronas que, con su maestría a las cuatro cuerdas, volvió a demostrar nuevamente el porqué de que el adjetivo reputado acostumbre a acompañar a su nombre… como si de su segundo apellido se tratara. Bueno, como a los nombres de sus restantes compañeros, reyes esta noche del blues y de estilos como el boogie, el R&B, el rock & roll, el soul o el funk, de exquisito nivel todos ellos. Ante un público que, participativo ciertamente, tuvo a bien concentrarse en las partes más próximas al escenario (el presente hecho musical, cosa de la forma de proceder del encargado de tocar la armónica, además de para ser oído con atención demostró igualmente estar concebido para ser visto), los temas que dieron vida al concierto, de ingentes e inteligentes desarrollos instrumentales, se sucedieron sostenidos sobre exquisitos, cálidos y fraternales duelos entre guitarra eléctrica y armónica, instrumentos que en perfecto maridaje llevaron básicamente el peso; con la necesaria complicidad de bajista y baterista (suyos fueron asimismo importantes momentos de la noche)… sobre la armónica –principalmente-, instrumento referencial del blues y géneros adláteres cuyo instrumentista se llevó de calle a los presentes como se dice que en Hamelín a ciertos roedores un flautista. Noqueándolos sin concesiones, ya coloreando, ya insuflando vida a unas composiciones que, sn presiones de ningún tipo, discurrieron desatando todo tipo de pasiones y tensiones artísticas, pudiendo encontrarse entre las mismas incluso vetas de tex-mex, hip hop, son y ¡chachachá! -en la recta final-, circunstancia que nos llevó a reafirmarnos en algo que, para estas alturas de concierto, ya teníamos más que claro: que estos reyes están más que preparados para reinar donde quieran. Sea cual sea el ring o la demarcación musical elegida, en verdad.

Y esta semana, en este mismo marco, otras dos referenciales formaciones –sin desmerecer a nadie-, Hoey and The Mussels (mañana jueves) y Lou Marini & Red House, el viernes. De imprescindible asistencia ambos días. Háganse un favor y disfruten, no lo dejen pasar.



Tesón, elegancia, intensidad

Concierto de Hoey & The Mussels

Intérpretes: Hoey & The Mussels, cuarteto formado por Colm Candon, a la voz y a la guitarra acústica, Stephen, a la guitarra eléctrica, Patxi Antón, al bajo, y Javi Egiluz, a la batería.

Fecha: jueves, 5 de agosto.

Lugar: parque Uranga, Burlata.

Incidencias: 3ª cita del Burlada Blues Festival. Bastante buena asistencia. La velada arrancó con 30 minutos de retraso, ofreciendo la banda un concierto de una hora de duración.

Hoey & The Mussels, una de las pocas bandas navarras que, aunque en su justa medida, puede presumir de ser profeta en su tierra, ¿calentó? No, prendió con su actuación la mecha del nuevo fin de semana de blues, segundo y último del festival, dándole inicio de la mejor forma posible: por medio de un concierto que, tesón, elegancia e intensidad a espuertas, satisfizo totalmente a los presentes. A un público que a una con los primeros acordes musicales no dudó en acercarse a primera línea de escenario y, al igual que las veladas precedentes, en casi todos los casos, entendido y exigente.

En una noche realmente fresquita, la actuación regaló interpretaciones de temas de los dos discos publicados por la banda, Home y A Daemon Dozen, viéndose además incluidas en el repertorio tres composiciones inéditas; temas que, por las sendas del country rock el primero de ellos (elegido para abrir fuego el pasado jueves), y con indisimuladas connotaciones indies otro, dieron a entender a su legión de seguidores que ahí siguen estos músicos, trabajando: a pie de escenario –en noches como la del jueves-… y del cañón, en general. El repertorio se centró en buena medida en la plasmación de temas del segundo disco de los afincados en Villava, encontrando su espacio en el mismo únicamente tres de su álbum debut: Hold Me, el pionero Fabric & Ghost –rescatado del primerizo EP Belong, en el ecuador del pase- y su puerta de acceso, Eastward Ho!, como punto final del mismo: unos temas todos ellos que, por las lindes del rock americano siempre, ricamente influenciados por composiciones de artistas de cabecera suyos como Tom Petty, Bob Dylan (quedando plasmado lo dicho en la interpretación de Maggie´s Farm, cover del de Bob incluido en el EP de la banda Songs Of God), Neil Young o Tom Waits (qué huellas de ambos las adivinadas en Agean Sea Shanty, brindado camino del final), pusieron una vez más de manifiesto lo siguiente: al igual que los buenos caldos, ir ganando solera con los años; y tanto los incluidos en sus diferentes trabajos como los inéditos: ya de más atmosférica ambientación, ya más lineales, de intensas melodías, igual de electrizantes y de muchísimos quilates siempre. Facturados con idéntica intensidad y fuerza, con Colm llenando el escenario con su desgarradora voz y su expresividad a la hora de tocar la acústica: lo mismo que, sobre la segurísima y fina base rítmica, Stephen en algunos de ellos a la eléctrica, derrochando saltos y pura efervescencia rockera a las seis cuerdas.

Músicos de largo recorrido donde los haya (de tan largo como sacrificado, excelso y elegante), Hoey & The Mussels, nuestros guiris autóctonos por excelencia, pasaron por el escenario del Burlada Blues Festival, y lo hicieron haciendo lo que acostumbran: despachando, derrochando si no blues propiamente dicho… sí rock & roll de alto octanaje. Y hoy, sábado, fin de ciclo de manos de David Burgui Trío y, según nos cuentan por ahí, en clave de homenaje a Lynyrd Skynyrd, los más que recomendables Trespaserss: nos vemos a la noche...


Sweet home Burlata

Concierto de Trespaserss

Intérpretes: Trespaserss, banda integrada por Patxi Ojeta, a la voz y a las guitarras, Senen e Imanol Armendáriz, a las guitarras, Josetxo Sesma L´Obelix, al bajo, y Félix, a la batería. Como teloneros, abrió noche David Burgui Trío.

Fecha: sábado, 7 de agosto.

Lugar: parque Uranga, Burlata.

Incidencias: 5ª y última cita del Burlada Blues Festival. 50 minutos de retraso nuevamente, bastante buena asistencia. Trespaserss ofreció un concierto de hora y media de duración, bises aparte.

Concluyó el, a partir de la presente edición –seguramente-, festival de blues de Burlata por excelencia, ciclo que ha dejado un buenísimo sabor de boca general, se mire como se mire: tanto en los músicos participantes como en el público y, evidentemente, en la organización. A unos organizadores que, comandados en la sombra por el entusiasta bluesman de Burlata Miguel Rubio, han conseguido subir el listón hasta límites difíciles de sospechar, años atrás.

El fin de semana en sí comenzó el viernes con la estelar actuación del legendario saxofonista Lou Marini, fundador en su día de The Blues Brothers que, respaldado por la Red House (una de las mejores bandas de blues del Estado –posiblemente-, side band liderada por Jeff Spinoza, ex vocalista de la Vargas Blues Band, y por Francisco Simón a las guitarras) destapó según nos contaron el sábado, y cómo, el tarro de sus esencias, haciendo las delicias de las cerca de dos mil quinientas personas que se acercaron al parque para verle; una pena que no pudiéramos asistir por encontrarnos en el concierto de Pignoise; y es que ya se sabe qué pasa en caso de coincidencia de eventos, que donde manda músico mediático… poco o nada tiene que hacer el de verdad.

La presente velada arrancó de manos de David Burgui y sus dos acompañantes, trío que, por las lindes del jazz en lo que a las formas se refiere, ofreció una selección de piezas de interesantes y finos desarrollos musicales; una colección que, integrada ya por standards, ya por temas propios de Burgui, deparó la actuación más relajada e intimista del ciclo. Y acto seguido, al contrario de cómo suele decirse, tras la calma llegó la tempestad, materializada en el, en parte, accidentado concierto de Trespaserss: sí, toda vez que se vieron obligados a parar incluso en cuatro ocasiones, debido a distintos problemas técnicos. Con tres guitarras sonando en línea en algunos momentos de su pase (al igual que hacían Lynyrd Skynyrd, la formación de rock sureño por excelencia a la que Trespaserss homenajea en sus conciertos), sobre una presencia del bajo tan gruesa como lucida (cómo tejió el legendario L´Obelix los raíles sobre los que discurrieron las guitarras), el quinteto plasmó buena parte de los éxitos de la, en parte, estadounidense banda maldita de los 70, autora, aunque el gran público lo desconozca, de la música de Miña Terra Galega -entre otras-, la de la celebrada gamberrada musicada de los Siniestro Total de los 80: de la referencial canción Sweet Home Alabama –queremos decir-, composición que sonó el sábado en la recta final, al igual que otra de sus imprescindibles, Free Bird: temas que, vuelta la burra al trigo –nuevamente-, al igual que los restantes del setlist, enganchando a los presentes con su imperecedero gancho y magnetismo, pusieron de manifiesto lo siguiente: que cuanto menos mediático acostumbra a ser el músico más calidad avienta y atesora, mientras que, por el contrario, cuanto más se es pasto del gran público… menos. Cosas del mundo en que vivimos, sin más.

Y ahora, tras el Burlada Blues Festival, a esperar el Udazkena Blues, ciclo organizado por la peña Euskalherria, que, como casi siempre en Burlata, igualmente gratuito para el público, tendrá lugar en otoño. A ver qué nos depara su cartel, después del nivel logrado este verano. Nos vemos por allí.

Para má info, http://ltinews.net/index.php/burlada-blues.html


3 comentarios:

  1. Anónimo16/8/10 2:25

    No me puedo creer que asistieras a un concierto de Pignoise...Si,esos que van de punk-rock americano a lo Green day o Blink-182 pero se quedan en el intento y solo sirven para las quinceañeras y las radioformulas

    ResponderEliminar
  2. Aupa; cosas de curro. De currar como comentarista musical en DIARIO DE NOTICIAS. Al igual que en otros curros, no es oro todo lo que reluce. Como dije en una de las críticas del Burlada Blues Festival, en los medios, si hay un músico mediático (valga la redundancia), de por medio, nada tiene que hacer el de verdad...

    ResponderEliminar
  3. Lo entiendo totalmente...Cada uno va a los conciertos que quiere.Yo respeto a todos los grupos y la musica que hacen pero con estos no puedo !!!.
    Estas disculpado Oscar.

    ResponderEliminar

USTED ES EL VISITANTE Nº